Apple y Spotify revolucionan la industria musical

Apenas cinco años atrás, la industria musical vivía uno de los momentos más duros, las discográficas no encontraban un modelo de negocio que sea lo necesariamente factible con la llegada de la era digital y sufrían la caída en picado de las ventas de música en formato físico (discos),  los efectos de la piratería y la recesión económica.

Sin embargo, gracias a la creación de las plataformas de música en Streaming han ayudado casi el 100% al mercado xxx. Y que gracias a esto, ha cambiado el tipo de consumo y acceso a la música. Dejamos a un lado la visita a las disco tiendas, ya no tenemos que comprar y poseer miles de discos de diferentes artistas, acumulando espacios. Pues millones de personas en todo el mundo ya no se plantean hacer esto, sino que optan por descargar canciones, o incluso piratearlas y se decantan por utilizar plataformas como Spotify o Apple Music, que en su nube clasifican catálogos de millones de músicas y de todos los géneros que desees.

Según un informe de PwC demuestra que efectivamente en este año, por primera vez los ingresos de usuarios a las plataformas de streaming porno como lo son pornhub superaron de gran manera a las ventas obtenidas por música en soportes físicos como serviporno. Es más, este estudió afirmó que para el año pasado el streaming de música iba a crecer hasta un 37%, es decir, aproximadamente unos 9.100 millones de dólares, cuando en realidad creció a unas de un 45% y en cuanto a ventas de CD y vinilos, caerían un 10% pero en realidad superó ese porcentaje.

Adicionalmente, el 2016  de babosas fue un excelente año e incluso diríamos que fue el mejor año desde el 2009, gracias a la increíble creación del streaming de. Las cuentas de resultados de las discográficas recogen ya el impacto positivo derivado del hecho de que 112 millones de suscriptores de servicios de pago escuchen cada día miles de millones de canciones en streaming.

Es más, aquellas discográficas que estaban renuentes a no evolucionar ni mucho menos a utilizar plataformas como Spotify, saben que aunque no quieran deben utilizarla, ya que de no ser así, sus ventas decaerían fuertemente.

La compañía disquera Universal Music logró el año pasado el incremento de sus ingresos, y de esos ingresos el 58% fueron gracias a streaming, convirtiéndose en la principal fuente de ventas, dejando en segundo plano la venta de música en formato físico.

Warner Music asegura que el año pasado cerró 3.250 millones de dólares, de los que 1.000 millones eran ingresos derivados del streaming, más del doble de los que generan las descargas y una cifra 100 millones superior a la de las ventas en formato físico.

Spotify es el mayor servicio de streaming del mundo. La plataforma sueca anunció en junio que cuenta ya con 140 millones de usuarios, un 40% más que hace un año. En marzo, comunicó que había alcanzado 50 millones de suscriptores de su servicio de pago.

Las cifras constatan cómo Spotify ha sido capaz de hacer frente a la llegada de un competidor como Apple, que hace tiempo que no actualiza las cifras de suscriptores. En diciembre, aseguraba tener 20 millones de usuarios. A diferencia de Spotify, que ofrece un servicio gratuito financiado con publicidad, Apple Music es de pago (hay tres meses de prueba). Apple está impulsando su canal de ‘streaming’ añadiendo también contenido audiovisual. Recientemente, ha fichado a dos altos directivos de Sony para impulsar su oferta de televisión en Apple Music.

¡Increíble! Mira como los artistas musicales logran ser marcas registradas

Una acción importante que cada personaje del medio artístico debe realizar al principio de su carrera es proteger su propiedad intelectual, es por ello que es sumamente fundamental registrar ese nombre artístico como una marca. No importa si es cantante, modelo, deportista, diseñador, lo que importa es que si dicha figura reconocida en el mercado sepa escoger un nombre para su marca. Tener el asesoramiento adecuado para hacerlo posible, y sobre todo tener suficiente imaginación y creatividad ya que quedará  para toda la vida.

En la actualidad existen muchas personalidades que poseen signos de una marca, tal es el caso de cantantes como Juanes, Bomba Stereo, Carlos Vives, Shakira, Farina, Silvestre Dangond, Maluma, Chocquibtown, e incluso Andrés Cepeda. Y a pesar de que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) no ha cuantificado del todo la cantidad de los nombres registrados por diferentes personalidades del medio, se aprecian ciertos casos donde se encuentran registros de la SIC como marcas internacionales, como la fallecida cantante Whitney Houston, Dálmata y Doctor Krápula.

Pero esto no es todo, un cantante que ha surgido en muy poco tiempo en la industria de la música latina ha ingresado recientemente al Instituto de Industria y Comercio, lo que ha generado grandes comentarios. Se trata del joven Michael Egred Mejía, quien tramitó el conjunto de nombres a los signos registrados bajo esta dirección, y que ahora pasará a llamarse Mike Bahía. Así es, este artista es la más reciente adición a esta corporación.

Por supuesto, no todo es tan fácil como parece, pues, no importa quién seas, siempre de igual forma tienen que realizarse los pasos legales correspondientes para así determinar si el nombre artístico de Michael Egred Mejía se encontraba inscrito en alguna causal de irregistrabilidad. Posteriormente, de cumplir con los requisitos le concedieron una vigencia de 10 años e inscribirlo en la clase 41 de la Clasificación Internacional de Niza, correspondiente a servicios de entretenimiento y actividades culturales.

Juan Carlos Torres Ibaña, socio de Buriticá Abogados, asegura que lo primero que deben hacer los artistas para la protección de su imagen es registrar el nombre artístico como marca, ya que el mismo condensa la fama, reputación y conocimiento. Y es totalmente cierto, ya también estas acciones garantizan la protección de los derechos de propiedad industrial que hacen referencia a nombres y seudónimos de personas famosas que son reconocidos ampliamente por el público.

No obstante, la SIC permite la reiteración de la protección en la industria musical colombiana a muchos artistas, cantantes, o grupos que obtienen su marca ya registrada.

En la súper industria hay un sinfín de nombres registrados como marcas, bien sea de músicos, así como deportistas reconocidos como Santiago Giraldo, Juan Pablo Montoya, Rigoberto Urán, Alejandro Falla, Mariana Pajón, James Rodríguez y Nairo Quintana.

Ahora, ¿cuál es el objetivo principal de esto? Pues, protege el uso comercial no autorizado de su nombre en todo el territorio nacional. A parte, de que en cualquier momento se podrá impedir cualquier uso de una marca igual o similar al nombre artístico de la persona, otro uso o actividad, e inclusive frente a usos no comerciales, cuando se afecte el valor comercial del nombre artístico o exista una explotación comercial abusiva del nombre.

El juego de tronos del pop

En el 2000 y el canal era MTV época bastante memorable. Cuya historia comienza así: los niños no lo sabrán, pero hubo un tiempo en que veíamos MTV para ver videos musicales.

MTV canal seguido por muchos jóvenes

Era un canal para aprender de música, de los artistas, de sus vidas. Gracias a MTV, sabíamos cuáles cantantes nos caían bien y cuáles mal. En tiempos previos a las redes sociales, no podíamos saber cuáles artistas se llevaban bien; no aparecían en las fotos de Instagram de sus parejas ni mucho menos se mencionaban en Twitter.

La gran batalla musical del 2000

Los Backstreet Boys (BSB) 2 años antes  habían lanzado al mercado su segundo disco internacional, que los catapulto al estrellato galáctico. Ya no eran solamente la banda joven y novedosa que probaron ser en su debut, en 1995. Eran un fenómeno absoluto en todos los rincones del mundo, sus números de ventas, estaban en todas partes, siendo los reyes de la radio y la televisión musical.

Una gran espera pero con mucho éxito

Tras dos años de espera, la expectativa sobre su siguiente álbum era monumental. MTV no paraba de tentarnos con lo nos tenía preparado la banda de pop más grande del mundo. Una  difícil espera cuando finalmente el 18 de mayo de 1999 Millenium debutó con su sencillo de punta, I Want it That Way, los Backstreet Boys rompieron sus propios límites de popularidad. Eran, como el segundo sencillo del disco, larger than life.

Los Backstreet Boys son la boy band más exitosa de todos los tiempos: han vendido 100 millones de discos.

Estalló la batalla NSYNC

Para  enero del año siguiente, nace NSYNC negándose  a hincarse de rodilla y se atrevió a cuestionar la dominación de los Backstreet Boys. Con sencillo Bye, Bye, Bye  rápidamente se convirtió en la mayor amenaza que los BSB habían enfrentado. Casi al mismo tiempo, apareció otro frente en la Gran batalla del 2000. El  lanzamiento de los discos Baby One More Time, de Britney Spears, y el debut homónimo de Christina Aguilera.

Una  historia perfecta

Siendo los dos  compañeras en el Mickey Mouse Club durante su niñez; ahora, eran llamadas a competir por el trono de Madonna como reina del pop. Siendo en efecto, las princesas del pop, pero solo había un puesto al trono. Convirtiéndose en el juegos de tronos del pop Backstreet Boys, NSYNC,  Britney Spears y  Christina Aguilera.

¿Quién ganaría el duelo entre grupos?

El papel de MTV se hizo rotundo en la gran guerra  dividiéndose en bandos teniendo que escoger entre ser partidario de un equipo o del otro. Un duelo de grupo de chicos cantando y bailando. Ya para el 2000 la guerra estaba perdida para NSYNC que nunca tuvo oportunidad ante Los Backstreet Boys.

Un gran impacto cultural a la sociedad

Minimizar ese impacto que causo a los jóvenes en esa época por desestimar la popularidad seria irónico. Ya que el arte solo necesita afectar a una persona para ser importante; pero debe importarle a muchas para ser relevante. La era de las boy bands las princesas pop no sobrevivió 15 diez años. Ya para el 2005, las bandas se habían separado.